Clavados

http://www.nadamejor.com.co/wp-content/uploads/2017/03/7-3.jpg
http://www.nadamejor.com.co/wp-content/uploads/2017/03/6-2.jpg
http://www.nadamejor.com.co/wp-content/uploads/2017/03/5-3.jpg
http://www.nadamejor.com.co/wp-content/uploads/2017/03/4-3.jpg
http://www.nadamejor.com.co/wp-content/uploads/2017/03/3-3.jpg
http://www.nadamejor.com.co/wp-content/uploads/2017/03/2-3.jpg
http://www.nadamejor.com.co/wp-content/uploads/2017/03/1-3.jpg

DESARROLLO DE LOS CLAVADOS EN ANTIOQUIA

Hace veinte años los clavados en Antioquia eran una disciplina casi desconocida y solo se limitaba a un pequeño número de deportistas y entrenadores que a través de prácticas y metodologías empíricas, lograban destacarse, con lo que parecería un “sobrenatural” esfuerzo, comparado con el conocimiento y los recursos de que se disponía en esa época.

En los noventa, hubo pues, un acontecimiento histórico para los clavados en Colombia. La llegada del entrenador chino Fu Quian, cambio la perspectiva de este deporte y con esto, los conceptos físicos, técnicos, metodológicos y psicológicos para la formación de saltadores. En cuanto a lo último, los conceptos psicológicos, podemos decir que fueron los menos afortunados de los aportes hechos por este entrenador. Los elementos que a nuestro juicio tuvieron y tienen relevancia serán tratados a continuación.

Se inicio este proceso con el establecimiento de los principales parámetros de selección de atletas: caracterizando rigurosamente el biotipo que debía poseer un saltador, los márgenes de tolerancia para algunas deficiencias, y cuales aspectos definitivamente descartaban un futuro saltador. Antes de este proceso, la edad promedio de ingreso a esta disciplina era de 12 años y básicamente no se evaluaba ninguna cualidad específica. Ahora sabemos que si tenemos alguna aspiración olímpica, esta edad no debe superar los 8 años (4 es lo ideal) y que además se debe cumplir con ciertas cualidades físicas como: potencia o fuerza explosiva y Flexibilidad en algunos grupos musculares y articulaciones específicas; también debe poseer cierta talla y cierta fisonomía particular que definitivamente lo favorecerá: una cabeza pequeña, brazos largos y cadera estrecha son algunos de ellos.

Conjuntamente con el proceso de selección, se establecieron criterios de entrenamiento que permiten determinar cuando un atleta debe ejecutar un salto nuevo de mayor dificultad, teniendo en cuenta los volúmenes y las etapas previas, y no simplemente cuando la premura de una competencia lo exigía o el atleta se sentía “listo”.

Más adelante se detallaron los conceptos físicos involucrados en cada salto y en cada parte de estos: sabemos que un deportista no puede saltar con lo ojos cerrados, como ocurría antes, sino que este debe encontrar puntos de referencia que le permitan ubicarse en cada vuelta y en cada jiro.